728x90

  • Noticias LDF

    16 de abril de 2014

    REAL MADRID CAMPEON DE LA COPA DEL REY 2014



    El Real Madrid tumbó a un Barça abrumado y vagabundo en Mestalla en un clásico menor en lo futbolístico y se proclamó campeón de la Copa del Rey 2014. Ambos equipos ofrecieron un derbi lleno de sufrimiento por igual en el que estuvieron muy por debajo de lo que deben ofrecer por su gigantesco potencial.

    Los hombres de Tata Martino fueron una sombra de sí mismos y vieron como su rival se llevó su última aspiración en forma de título con un contragolpe a falta de cinco minutos que definió Gareth Bale (1-2).



    Los blancos vivieron a expensas de los errores de su rival y, pese a gozar de las mejores oportunidades, se mostraron como un equipo más precavido que valiente frente a la supuesta superioridad futbolística azulgrana. El galés, con una cabalgada por la izquierda dio la ventaja definitiva a los blancos tras los tantos de Di María y Bartra, y sentenció una final que termina de hundir a los azulgranas.

    En una semana el Barça se ha despedido de la temporada con una impotencia pasmosa. El enfermo agonizó lo que le dio su orgullo, pero pereció a consecuencia de sus errores y sus ausencias. Los azulgranas fueron la continuación del equipo que perdió ante Atlético y Granada pero esta vez el destino le escribió un guión todavía más cruel de los que vivió la semana anterior.

    En la construcción fue el equipo dominador que se le exige, pero en defensa regresó la vulnerabilidad que le ha dejado sin Champions, (casi) sin Liga y ahora sin Copa. La posesión fue durante muchos minutos un estéril ejercicio en el que la defensa blanca pocas veces se veía sorprendida. Falta de velocidad y de precisión en el movimiento del balón, dos males que provienen del pasado, se unieron a la terrible falta de confianza que sufre el equipo de Martino.

    Pese a tener la zona defensiva hecha unos zorros por la ausencia de Piqué, el Barça intentó ser fiel siempre a lo que el estilo le reclama, pero sin la fe, la pasión y el acierto de antaño. Y sobre todo, sin el mejor jugador del mundo. La final, el fútbol y este Barça se merecían que Messi apareciese, pero el argentino volvió a ser un fantasma sobre el césped. Ni una carrera de más hacia delante ni una ayuda hacia atrás.

    El Barça hace tiempo que ha perdido la majestuosidad que le todos envidiaban, pero ahora carece también de la fe que le hacía superarse y tener siempre posibilidades. En parte ello es debido a que de su lado ya no está el gol, personificado desde hace un lustro en Leo Messi. Sin el argentino en su mejor momento, el Barça es un equipo voluntarioso a rachas, con resortes de equipo grande en ocasiones, al que le falta vigor, animosidad e ilusión.

    El castillo de naipes del Barça se desmoronó en la primera parte debido a errores repetidos en el pasado. La falta de intensidad y de ritmo se sumó a las pérdidas de balón injustificadas en zonas de peligro. Así llegó el gol de Di María, pero pudieron ser más. En el primer tanto de los blancos fue Alves el que erró en el pase. Se durmió el brasileño, de nuevo retratado por su bajo rendimiento. Eso lo aprovechó Isco para robar el balón y lanzar el contragolpe que finalizó Di María con un disparo cruzado que Pinto, desafortunado, no pudo frenar con su guante izquierdo.

    Ancelotti dibujó un sistema de ayudas constantes de Isco y Di María a Modric y Xabi Alonso. Liberó en parte a Bale y Benzema y expuso la filosofía que Mourinho introdujo en este equipo hace ya varios años. Los movimientos de los puntas del Madrid a la espalda de los laterales fueron un suplicio para Alba, Alves y Busquets, pero sobre todo para Mascherano y Bartra, demasiadas veces superados.
    El Barça dominó pero el Madrid gobernó el encuentro durante tantos minutos que el destino parecía ser el 0-1. Ninguno de los dos equipos llegaba con claridad al área contraria. Los azulgranas se estrellaban contra el muro madridista de manera constante, los blancos soñaban con sentenciar en una nueva cabalgada al contragolpe.

    Y cuando nada pasaba apareció Bartra. El canterano se sumó al ataque, chutó a puerta desde fuera del área y Casillas tuvo que estirarse para salvar el gol. A los dos minutos Xavi puso un córner y el central se sacó un remate de bandera a la escuadra de la portería para empatar el partido.

    Después del hastío el gol renovó las aspiraciones del Barça, que se veía superior a su rival. Por primera vez encontraba el premio. Después de cuatro horas volvía a marcar un gol, una señal de que las cosas podían estar cambiando. Pero cuando mejor estaban, cuando se acercaban los penaltis, cuando Messi intentaba aparecer más por la izquierda llegó la jugada definitiva. El argentino perdió el balón al intentar una pared con Alves. Se quedó parado. Mientras el Madrid montaba el contragolpe. Bale se midió en carrera con Bartra, que se rompió, y se plantó ante un Pinto incapaz de tapar su portería. El galés remató en semifallo y marcó por debajo de la piernas del portero azulgrana. Neymar también la tuvo en el descuento, pero la mandó al palo en un mano a mano ante Casillas.

    El Barça confirma su propia defunción en todas la competiciones en una semana trágica. Completa un desastre con tres derrotas consecutivas, (algo que no sucedía desde 2003 cuando en febrero caían ante Valencia, Celta y Atlético), que hace tambalear al proyecto de Martino y deja retratados a muchos de los hombres que se han hecho leyenda en este equipo en el pasado.
    (Fuente:LaVanguardia)


    LIGA DE FUTBOL CONCORDIA

    • Comentarios
    • Comentarios en Facebook

    0 comentarios :

    Publicar un comentario

    Item Reviewed: REAL MADRID CAMPEON DE LA COPA DEL REY 2014 Rating: 5 Reviewed By: Liga de Fútbol Concordia
    Scroll to Top